(BPT) - A medida que se levantan las restricciones asociadas con el COVID-19, las piscinas comunitarias de todo el país comienzan a abrir, y los niños están ansiosos por darse un chapuzón. Sin embargo, antes de que lanzarse a nadar, las familias deben repasar y seguir importantes medidas de seguridad acuática. El ahogamiento es la principal causa de muerte involuntaria en niños de 1 a 4 años. Los datos más recientes de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos (U.S. Consumer Safety Commission, CPSC, por su nombre y sus siglas en inglés) señalan que, en promedio, unos 379 niños mueren ahogados en piscinas o spas cada año.

Ahora que las familias reanudan las actividades en y cerca del agua, la campaña de la CPSC Piscina Segura Diversión Asegurada comparte sencillas medidas para ayudar a las familias a priorizar la seguridad acuática en esta temporada de clima cálido. A continuación, aprenda lo que puede hacer para reducir el riesgo de ahogamiento y otras lesiones relacionadas a las piscinas y los spas:

Nunca deje a un niño sin supervisión cuando esté en o cerca del agua.

Nunca se deben dejar solos a los niños en o cerca del agua, aunque sepan nadar. Para garantizar que los niños estén más seguros, desígnese a usted mismo, o designe a otro adulto, como un “vigilante del agua”, aunque haya un salvavidas presente. Un “vigilante del agua” no debe distraerse con su teléfono móvil, leer, ni hacer otra cosa que pueda desviar su atención a los niños. Y, además, este adulto debe vigilar a todos los niños que estén, dentro y alrededor de la piscina o el spa.

Enseñe a los niños a nadar.

¡Nadar es divertido y TAMBIÉN una habilidad que puede salvar vidas! Este verano, antes de ir a la piscina, considere inscribir a los niños a clases de natación. Hay varias opciones de clases gratuitas o de bajo costo disponibles, como las que se imparten a través de parques y de los departamentos de recreación locales, o de la organización YMCA.

¡Manténgase alejado de los desagües!

Aunque pueden parecer inofensivos, los desagües de una piscina son peligrosos para los niños. La potente succión que se produce debajo de la tapa del desagüe del sistema de filtración puede ser perjudicial si el desagüe no tiene una cubierta instalada correctamente.

Para evitar tragedias, es importante advertir a los niños sobre los peligros potenciales de los desagües de una piscina. Si los lleva a una piscina residencial, o si van a un spa o bañera de hidromasaje, asegúrese de que el propietario haya instalado la cubierta adecuada en el desagüe antes de que los niños se metan.

Dedique tiempo a aprender a administrar resucitación cardiopulmonar.

Aunque se tomen las medidas de precaución adecuadas, siempre puede ocurrir un ahogamiento. Por esa razón, es importante aprender a administrar resucitación cardiopulmonar (RCP), ya que el saber hacerlo puede salvar vidas. Según la Cruz Roja Americana, que colabora con la iniciativa Piscina Segura Diversión Asegurada desde hace muchos años, para administrar RCP correctamente, usted debe:

  • Despejar las vías respiratorias: puede hacerlo colocando al niño boca arriba y levantando su cuello y barbilla.
  • Comprobar si hay respiración: escuche atentamente para detectar respiración durante no más de diez segundos. También es importante saber que los jadeos ocasionales no equivalen a una respiración normal.
  • Respiración artificial (boca a boca): si el niño no respira, realice dos tandas de respiración artificial. Asegúrese de apretarle la nariz al niño, y de bloquear totalmente la abertura bucal colocando su boca sobre la del niño, y respirando dentro de la misma dos veces.

Si aún no lo ha hecho, obtenga la certificación de RCP en su centro comunitario local o a través de la Cruz Roja Americana. Para conservar su certificación de RCP, hay que pasar el curso cada dos años.

Comprométase con la campaña Piscina Segura Diversión Asegurada hoy mismo.

Comparta con sus hijos estas sencillas de seguridad y muchas más, y practíquenlas juntos, haciendo la Promesa de Piscina Segura Diversión Asegurada. Para más información sobre la seguridad en y cerca del agua, visite PoolSafely.gov/español.